Prohibido Olvidar

El Crimen de Barbados se proyecta. No se detuvo en 1976 ni en una o dos décadas después. No es un recuerdo, sino un dolor nuevo. No se queda en la página del libro de Historia ni en un monumento. No es un fecha ya, sino una marca, un tatuaje. No es el pasado, sino el pesar de siempre.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar