En la FEU, pensándonos el porvenir.

Por Secretariado FEU de la Universidad de la Habana.

Recién ayer el secretariado de la FEU de la Universidad de la Habana concluyó un recorrido de intercambio por todas las facultades. Participaron fundamentalmente los Consejos de la FEU de cada facultad, con representaciones de los cursos por encuentro y a distancia, de los nuevos técnicos medios superiores y de todos los años de 1ro a 5to, variando en número y representación en cada facultad. Nuestro objetivo fundamental: pensarnos de conjunto la Federación Estudiantil Universitaria, consecuente con su realidad y con la vista al horizonte, para caminar.

Cada reunión se fue encaminando a partir de las características y los intereses propios de los representantes de cada facultad. En general se conversó, como usualmente, de la docencia, la investigación, la cultura, el deporte, pero también se debatió sobre la necesidad de construir una FEU, que no son los secretariados sino todos sus miembros, los estudiantes, acorde a su tiempo; una FEU que se construya desde las brigadas, que se entienda como una posibilidad tremenda de emprender, de transformar, de desarrollo, por cada uno de sus estudiantes.

Camino a los 100 años.

Se habló de la necesaria articulación de la organización y de su implicación en los planes de estudio, de poder construir de conjunto con los claustros y buscar alternativas sobre el cómo impartir los cursos, de como la pandemia con su bien compleja virtualidad nos lo había exigido y se habían dado pasos, importantes algunos, otros escasos, en esta construcción conjunta. Se pensó en cómo corregir arbitrariedades y resolver problemas, sin que se queden flotando en el tiempo. De la necesidad de buscar soluciones, pero de ponerle fecha y precaver medidas en caso de incumplimiento.

Se habló de concebir la organización también como una oportunidad para levantar a los más afectados por estas realidades, a los estudiantes que trabajan, a los que viven en zonas donde es muy difícil el acceso a las tecnologías, los que están inmersos en distintas complejidades de la casa y las fatalidades que ha traído esta pandemia. Se habló sobre los apretados tiempos, sobre EVEA y sus aventuras, las asignaturas pendientes, la necesidad de trabajo de campo, de prácticas, de laboratorios, del intercambio directo con los profesores, de cómo todo esto influye en nuestra calidad como profesionales, y de la, esperemos próxima, presencialidad.

Se intercambió mucho sobre la investigación, muy activa en algunas facultades, casi inexistente en otras. Se saldaron algunas deudas del desconocimiento de los procesos de la esfera, de qué son los exámenes premio y el mérito científico. Se trazaron estrategias para promover la investigación, para organizar a los investigadores y apasionados de las ciencias en pos de generar espacios de intercambio y de conocimiento. Se comentó sobre la posibilidad tremenda de generar intercambios entre las distintas facultades, incluso con otras universidades, con los distintos enfoques a veces de problemas comunes, y de muy buenas experiencias desarrolladas en este tipo de importantes eventos organizados muchos por nosotros mismos, los estudiantes. Se discutió también la necesidad de una mayor relación con los centros, localidades y empresas, de fortalecer la vinculación con la práctica, de aplicar las investigaciones, de ser útiles. De que, en ocasiones, por faltas en la gestión de nuestros recursos, escasos muchas veces, por la dificultad de conseguirlos, permanecían en desuso en algunas instalaciones mientras se hacía tan necesarios en otras.

Encuentro en la Facultad de Turismo

Nos repensamos también un poco, como filosofando, no por mera abstracción sino por la necesidad de transformar, nuestra forma de entender la investigación, de cómo caemos a veces presas del mérito, los títulos y premios, y llegamos a entender el conocimiento como un bien personal, como un estatus, en vez de una oportunidad de ser útiles, de aportar al desarrollo y el conocimiento humano. En la enajenación, se pierde el disfrute sencillo de pensar, porque la escuela, la universidad, se convierte en un saldo de tiempo y esfuerzo que se paga en la vida a cambio de un título, que servirá luego para pagar con otro tiempo que nos sostendrá y nos dará a ratos esas satisfacciones más terrenales. Nos toca entonces, también a la FEU, impulsar el pensamiento consciente, activo y masivo, con todos, ahí encontraremos una vía superior al desarrollo científico y humano.

Otro de los temas muy abordados fueron las casi centrales en este último año y medio, tareas de impacto, y el trabajo comunitario. Si bien siempre se polemiza sobre la capacidad de respuesta ante determinadas urgencias del país, ha sido una etapa en que una tremenda cantidad de nosotros ha dejado sus paredes o su aula virtual para servir al desconocido, ya sea en un barrio, o en una tarea de producción, o sirviendo desde la ciencia, o en los centros de aislamiento. Sobre todo, ha sido una etapa en la que muchos hemos tenido una tremenda oportunidad de ser útiles sin más remuneración que el cumplimiento del deber. Ha sido también para muchos, un choque con el entramado de complejidades de la realidad, que las dinámicas de la vida universitaria a veces atenúan o disipan, así mismo ha sido una semilla de compromiso con esa transformación. En este sentido, la universidad y la FEU estarán encaminando y dando seguimiento a un grupo de proyectos sobre los que abordaremos en los próximos días por acá. La meta es la articulación de los barrios, de las bases, la generación de espacios de desarrollo, la resolución de sus problemas propios, potenciar nuestro aporte. Hay mucha voluntad de hacer y nuestra organización debe servir a ella.

Otra necesidad bien diagnosticada fue la de conocer los estatutos de la organización, sus procesos, los derechos y deberes de la membresía. Además, se ha llevado a cabo un largo proceso de consulta en estas reuniones y durante este tiempo sobre las elecciones del que se presentarán bien pronto los resultados. Se habló de lo urgente del intercambio de los secretariados a nivel de facultad y UH, de como se hace algo lejano o casi inexistente el secretariado de la FEU de la universidad, de la necesidad de hacer más masivos y regulares estos intercambios, y no solo a nivel UH, también en las facultades.

Encuentro en la Facultad de Filosofía, Historia y Sociología.

Se analizó el tema de primer año, y su próximo ingreso formal a la organización, carnet mediante, así como la inmersión, desde hace algún tiempo, en sus procesos y esta nueva vida universitaria que esperemos se vaya enriqueciendo.  Se proyectó el trabajo con los estudiantes del CPE, que, aunque no pertenecen reglamentariamente a la organización a partir de sus estatutos, sí está recogida su posibilidad de participar en la mayoría de los procesos orgánicos de la FEU, en sus festivales de cultura, los Caribe, los ciclos investigativos, así como optar por distintos reconocimientos que otorga la universidad.

Se habló mucho sobre las carencias de la comunicación, tanto por las redes sociales como por las vías estructurales. Se discutió sobre visualidad, prontitud, transparencia, efectividad, los tipos y formas de los contenidos, la capacidad o no de abordar temas de interés por el estudiantado. Con vistas a la profundización en la comunicación una de las tareas que se ha dado el secretariado de la FEU de la universidad es la de conformar un equipo multidisciplinario de comunicación, aprovechando además las tremendas potencialidades con las que contamos como universidad en materia de comunicación, periodismo, diseño, psicología de la comunicación… además de una tremenda variedad de temas, enfoques y contenidos a socializar.

Se proyectaron ideas para enriquecer la vida cultural de la universidad, el movimiento de artistas aficionados y las disimiles espacios con que cuenta la universidad. Se está llevando actualmente un proceso de consulta de copa de cultura con los secretariados y consejos de las facultades en pos de redireccionar algunos aspectos del movimiento cultural y adaptarlo mejor a las nuevas condiciones de la realidad. También hubo debate sobre un proyecto de copa de cultura menos competitivo donde la generación de espacios y proyectos culturales y comunitarios no se viera sostenida por un sistema de puntos sino por la generación de un movimiento social, sobre si esto podría afectar al movimiento cultural y el movimiento que se generaba alrededor del evento, a partir del desinterés de parte del estudiantado en la participación de estos espacios.

Unas de las disyuntivas grandes a la hora de impulsar en la organización, como en la sociedad, es precisamente su capacidad de revolucionarse, entre el uso de mecanismos más “funcionales”, de una probada efectividad formal cuantitativa, o aventurarse a jugar contracorriente, a riesgo de desvanecer en el intento, en busca de un futuro superior.

El centro pareciera la apatía en sus diversas aristas, un fenómeno latente en nuestra organización, que no ha logrado canalizar e incentivar efectivamente las inquietudes del estudiantado que la conforma. Debemos construir una organización que sea toda oportunidad, en la que se identifique su membresía, una organización que emprenda toda causa justa que se geste en su seno. Una organización en que se discuta la realidad del estudiantado y como transformarla, en el que sean centrales el cuidado del medio ambiente, los ecosistemas, que se discuta sobre la igualdad, las leyes, la historia, la marginalidad, la religión, las familias, la economía, la discriminación, la política. Nuestra organización tiene que llevar adelante la cultura del debate. La diversidad de pensamiento es una realidad, pero no el fin, la heterogeneidad política es una realidad, pero el desarrollo necesita, aunque no sea suficiente, de consenso. El futuro está siempre en disputa, la realidad es y será una, y está en disputa, depende de nosotros, todos, también ese futuro, y conscientes de eso debemos pensarnos la organización a la que aspiramos.

Quedan otras muchas experiencias de este recorrido que habremos de ir socializando, y discutiendo. Aunque el texto siempre recoge el sesgo de quien proyecta esperamos haya recogido algunos de los problemas en la mayor medida posible.

Publicado por Bufa Subversiva

Cubanos, martianos, revolucionarios y socialistas de nacimiento.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: