A ti, médico cubano.

Por Pedro Jorge Velázquez

Si algo sabíamos, si algo teníamos seguro desde los primeros reportes de muertes en China por coronavirus, es que en #Cuba íbamos a tener un ejército de batas blancas en el primer frente, allí, donde todos los días acecha la muerte.

Pobre el ser que ante la inminente heroicidad de nuestros médicos, denigre de ellos. Hay que agradecer todos los días, todas las horas, todos los minutos a ese personal sanitario: médicos, enfermeros, biomédicos, camilleros, estudiantes de medicina y de enfermería…

Es absoluta mi gratitud. Ahora mismo tengo familiares con Covid-19 que están siendo atendidos por médicos. No hay forma de que les reclame nada, porque el que mucho haya hecho en esta epidemia ha hecho menos que un médico.

Todos debemos entender que es un momento difícil como nunca antes en la epidemia: hay quien ha perdido las personas que más quiere en este mundo. Psicológicamente las personas están muy afectadas y es, justamente ahora, donde lo emocional impera por sobre lo racional. Lo entiendo. Sin embargo, aun en esta emergencia, debemos conservar la ecuanimidad que nos permita dilucidar qué ocurre, qué rol jugamos y cuánto debemos aportar para acabar con esta epidemia. En esta lucha contra la Covid-19 todo el mundo tiene su misión: los médicos son los generales y nosotros soldados rasos.

Por eso es que lamento profundamente que algunos sucumban ante los intentos por dividirnos. Ayer mismo explicaba cómo se quería dividir el esfuerzo del sector privado y del Estado cuando en verdad estamos unidos luchando contra lo mismo. De igual forma se intenta fracturar la unidad entre los médicos, luego de la intervención del Primer Ministro Manuel Marrero.

Debemos mirar más allá del conflicto. Quienes primero llamaron la atención sobre las palabras de Marrero fueron, precisamente, los medios archipagados por el gobierno de Estados Unidos, con titulares: «Marrero acusa a los médicos…», «Marrero culpa al personal sanitario». Había y hay una intención de dividir a los médicos, como sector, de los funcionarios del Estado. Y repito, cada cual en su función, está luchando contra lo mismo.

Vi el video de Marrero. En ningún segundo del video se menciona la palabra «médico», ni «enfermero», ni «personal de salud». Marrero habla de insatisfacciones por la atención. Es cierto que han existido dentro de personal sanitario algunos malos tratos pero estoy seguro que no es la generalidad. Nuestros médicos son personas con una nobleza infinita. Es cierto también que en muchos casos son reclamos injustos de las personas afectadas que, ante la perdida de un familiar y buscándole una explicación a la muerte, enseguida culpan a los médicos. Señores, el coronavirus mata, no en Cuba, mata en todo el mundo y sufrimos cada muerte, aunque no sea en nuestro seno familiar, porque sabemos que mañana puede tocarle a alguien de nuestra familia. ¿Pero qué mayor familia que la familia cubana que junta padece y se enfrenta a lo que venga? Entonces somos lo mismo y sufrimos por igual.

Marrero pudo referirse, cuando habló de «quejas», a la atención de un médico o un enfermero. Es verdad. Pero también pudo referirse a un cocinero que dejó la comida mal cocida, o a un auxiliar de limpieza que no limpió a la hora indicada, o a un CVP que trató mal a alguien, o a un transportista que no llegó a tiempo, o a la lentitud con los resultados de las pruebas PCR, o a un jefe que no dispuso los recursos necesarios en el momento dado, o incluso a un dirigente del gobierno que no ha establecido un mecanismo correcto y por ello propicia el desorden. Son muchas los cargos a los que Marrrero pudo haberse referido cuando habló de insatisfacciones, pero claro, la campaña solo se enfocó en los médicos porque ese era el sector que se necesitaba dividir en este difícil momento en donde hay un déficit de medicamentos y oxígeno por el pico pandémico de la agresiva variante Delta.

A Marrero le toca dirigir. Para eso es Primer Ministro. Si Marrero mañana dejase de exigirle a sus subordinados provinciales y municipales, entonces la situación se nos iría de las manos. Me llama la atención que haya más ímpetu para acusar a Marrero por sus palabras, que para acusar a ciertos personajes que desde Estados Unidos, le dicen «traficantes» y «esclavos» a nuestros médicos internacionalistas. ¿Por qué en aquel momento no salimos a defenderlos con las mismas ganas? Me llama la atención de que no haya igual ímpetu para criticar al gobierno de Estados Unidos que le dice «terroristas» a nuestros médicos y nos tienen en una lista de países patrocinadores del terrorismo por ello. Eso es mucho más insultante.

Si usted es médico, o tiene algún familiar médico, o amigo médico, y está leyendo esto, sepa que mi intención no es justificar a Marrero. Cada cual tiene la capacidad de interpretar sus palabras. Yo intento agradecerles con todo mi corazón y decirles que hay mucho detrás de esto: hay una intención clara de dividirnos y de enfrentarnos en el momento que más unidos debemos estar. Sabemos lo que usted inventa dentro de esas salas y centros de aislamiento con los escasos recursos, pero con el conocimiento y el esfuerzo que siempre los ha caracterizado. Hay un #Bloqueo tremendo, doblemente cruel por mantenerse en una pandemia de esta magnitud, pero el esfuerzo que se pone hoy día desde todas las organizaciones e instituciones del país es inaudito.

No se preste para eso amigo médico. No se preste para eso amiga enfermera. Usted no tiene nada que demostrar. Ya sabemos, los agradecidos, cuánto ustedes valen. Y si en verdad cree que Marrrero se equivocó y que sus palabras no fueron las adecuadas, entonces exprésese con respeto (no hay ningún problema en eso), pero después recuerde que todos somos seres humanos y un dirigente, en las circunstancias actuales, también tiene derecho a equivocarse. Mas eso no puede sobreponerse a las ganas de salvar, ni puede ser motivo para que usted deje de trabajar o se una al «parón» que desde otros confines están promoviendo, sin pensar en los enfermos de nuestro pueblo. NO NOS DEJEMOS DIVIDIR. ANDEMOS JUNTOS.

A ti, médico cubano, a ti doctora, ¿qué te podríamos dar si eres lo más grande? ¿qué más podríamos decirte? Hiciste bien en publicar tu foto en bata con orgullo. Hiciste bien en ponerte un marco en tu foto de perfil donde digas que amas ser médico. El pueblo exige, pero también ve todo el esfuerzo que están haciendo. Y mañana, cuando todo termine, cuando volvamos a ser un mundo normal, habrá que escribir mucho sobre ustedes y habrá que hacer un monumento en algún lugar del país que recuerde, para todos los tiempos, lo que ustedes hicieron.

Publicado por Bufa Subversiva

Cubanos, martianos, revolucionarios y socialistas de nacimiento.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: