Tráiganme la cabeza de Humberto López

Autor: Pedro Jorge Velázquez

Desde el anterior fin de semana, en las redes sociales han surgido varias opiniones para agradecer o criticar el trabajo de Humberto López, actualmente periodista del Sistema Informativo de la Televisión Cubana. Pude comprobar, mediante un post que realicé en Facebook, el cariño que tiene el pueblo por Humberto. Más de 2 mil compartidos, 5 mil comentarios (la gran mayoría para agradecerle) y casi 10 mil likes le han dedicado los usuarios a Humberto. Sin embargo, una vertiente de opinión (minoritaria) que incluye algunos intelectuales, periodistas y activistas han hecho notar a Humberto López como un difamador, al colmo de pedir que su cabeza sea cortada de nuestras emisiones reporteriles. Como el tema aún no se agota y la polémica crece, me he dispuesto a emitir un nuevo criterio sobre el trabajo de Humberto López en el noticiero del pasado sábado.

1- Humberto no es periodista de formación, sino jurista. Pero esta no sería la primera vez que alguien que no es periodista de formación ejerza el oficio con plena capacidad y aptitud. Podríamos mencionar varios periodistas en Cuba que no estudiaron precisamente esa carrera en las academias. No obstante en el caso de Humberto, es público que es un hombre de los medios: ha dicho en varias entrevistas que consulté que comenzó a leer en la radio con 5 años y se formó en la emisora local de su pueblo Colón (Matanzas). Pueden llegarse allí y preguntarle a la gente de Colón qué piensan de Humberto. Sí, porque en este país la gente tiene derecho a crecer. Y Humberto creció en los medios locales y provinciales hasta que llegó a los nacionales. Lleva en los medios, si sacamos la cuenta de su actual edad, más de 30 años. No es un abogado que llegó de «ramplán» a hablar de leyes en la televisión, es un comunicador de los medios que estudió Derecho y lleva 30 años superándose a través de ellos. Así que ese argumento para criticar a Humberto es fácilmente revocable.

2- Humberto no mintió, no difamó, ni calumnió ni injurió a nadie en ese espacio. La mención al profesor Julio Fernández Estrada, por el que tengo profundo respeto como académico, tuvo 3 momentos porque era necesario que el televidente conociera de quién se hablaba.

Primeramente lo presentó como «ex-profesor universitario» porque eso precisamente es. Segundo, Humberto dijo que Estrada se dedicaba a trabajar en los llamados «medios libres», cosa que tampoco es mentira pues precisamente son los periodistas de esos medios quienes le llaman «medios independientes» y el profesor Estrada escribe trabajos para varios de esos medios que existen en Cuba en la actualidad. Tercero, Humberto agregó que estos medios se financian con dinero proveniente del exterior del país. ¿Dónde está la mentira? Humberto no dijo que Estrada fuera un mercenario aunque algunos acusadores de las redes lo han llevado a esa interpretación. Humberto no dijo tampoco que Estrada cobrara dinero de un gobierno extranjero, pero OnCuba y El Toque, dos de los medios para los regularmente escribe el profesor Estrada, sí se costean con dinero de empresas extranjeras. Eso es una verdad. Humberto no puede responder por la interpretación que cada cual hace de sus palabras, solo por lo que él tácitamente dijo.

No hay pruebas que tipifiquen que Humberto López haya incidido en el delito de difamación, ni en el de calumnia ni en el de injuria, delitos que regula el Código Penal en su Título XII en los artículos 376 (difamación), 377 (calumnia) y 378 (injuria). En estos artículos hay una descripción de cada delito que viene siendo la forma de tipificarlos.

Es importante aclarar que estos artículos regulan un bien jurídico: en este caso, el honor de la persona. Siempre que se comete el acto ilícito se lesiona ese bien jurídico. Dicho de otra manera, al Estado y a la sociedad le interesa proteger el honor de las personas y por eso regula esas conductas como delito.

Ahora, estos artículos deben ser analizados indepedientes para llegar a conclusiones y los tres tienen explícitamente principios de inimputabilidad. En el caso de la difamación se aborda que el inculpado no incurre en sanción alguna si las imputaciones que hizo eran ciertas y tenía razones para creerlas, en defensa de un interés socialmente justificado.

Entonces, simplemente creo que a quien le molestó que Humberto López dijera verdades (porque las verdades suelen ser muy molestas), quien se disgustó con la mención al profesor Estrada (desconozco cómo se elaboró ese comentario), quien no le gustó la forma y el contenido, y quien se encabronó basado en la apreciación que hizo de lo que Humberto dijo, está manifestando una reacción personal y pasional ante el hecho. Vaya, para decirlo más claro, que les cae mal Humberto o algo así. Pero no hay violación ética ni jurídica alguna en su proceder. Así que no merece que algunas pidan su cabeza en las filosas guillotinas de las redes sociales.

Publicado por Bufa Subversiva

Cubanos, martianos, revolucionarios y socialistas de nacimiento.

20 comentarios sobre “Tráiganme la cabeza de Humberto López

    1. Considero que el trabajo de Humberto es muy correcto ,es el trabajo que le toca a los agradecidos y el es uno de nosotros ,a quien le moleste su trabajo es porque no está de acuerdo con nuestro proceso político y es uno más del bando de las papas podridas que desean infectar a los demás , pero con periodista como ese seguiremos haciendo Cuba y Revolución.
      #Viva Cuba
      #Vivan Los Agradecidos.

      Me gusta

  1. «De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace, ganémosla a pensamiento». Martí nos aportó este precepto y le dio a los cubanos las armas que después nos consolidó Fidel, el mejor de los discípulos del apóstol. En las redes sociales está hoy nuestra batalla de ideas contra los enemigos de la Revolución, no permitiremos que desacreediten a nuestros comunicadores sociales por ninguna infundada razón, apoyo abiertamente y sigo diariamente las intervenciones del compañero Humberto López que con mucha ética aborda temas de vital impacto en la opinión pública cubana y del mundo, adelante cubanos que la lucha continúa!!

    Me gusta

  2. Estoy de acuerdo la verdad merece ser dicha.Estos son tiempos de definiciones así que para mi Estrada si es un mercenario porque si se convirtió en un académico se lo debe a Cuba y que me corten la cabeza pero para mí es un vendepatria

    Me gusta

  3. Pues me parece que el que está presentando una reacción personal y muy pasional eres tu Pedro Jorge Velazquez. Para nada soy ni activista, ni artista, ni periodista, soy simple espectadora del NTV y de todos los programas «especiales» que últimamente los de arriba se ven en la necesidad de forzar en los horarios mas concurridos de la programación. Humberto habla de forma prepotente y autoritaria, estudió leyes pero le he visto decir cada cosa como para quitarle el título, parcializa la información de forma burda. Intenta forzar sus frases ensayadas en la boca de los invitados y los intimida, etc etc. No estoy de acuerdo con tu opinión. Si lo sacan y ponen a otro que diga su guioncito aprendido con un poco menos de condescendiencia estaré eternamente agradecida.

    Le gusta a 1 persona

    1. «se ven en la necesidad de forzar» ? todos los gobiernos del mundo usan sus recursos de comunicación en el momento que se aseguran màxima audiencia. Por cierto mque hay otros canales en Cuba que no entran en cadena nacional para estos momentos. Lo que pasa es que es muy díficil que puedan desmentir a Humberto, e intentan, como siempre, matar al mensajero y no al mensaje.

      Me gusta

  4. Si quieren la cabeza de él, por qué no vienen a buscarla? A ver si se atreven… aquí hay un pueblo valiente para defenderlo a él y a nuestras conquistas! Partida de cobardes!

    Me gusta

  5. Excepcional mejor periodista que muchos de academia y porsupuestos,que todos los que denigran nuestro país y a nuestro pueblo no me pierdo uno de sus programas lo que ha hecho y hace es inmejorable que continúe así como decía CHaves si los perros ladran es porque cabalgamos y en este caso hacia delante gracias Humberto

    Me gusta

  6. Pues yo coincido contigo, Pedro Jorge. Creo que Humberto lo ha dicho todo claro y bien. Y yo no entiendo a esos «revolucionarios» que publican en sitios pagados para atacar a Cuba. Eso para mi tiene un nombre. Es como que Ud. «revolucionario», publicara en el boletìn de prensa de la 2506.

    Me gusta

  7. Estoy plenamnete de acuerdo, la verdad merece ser expuesta y comentada para los que pretenden ignorarla.Vivimos tiempos de definiciones y trasparencia, todo el que sirve al enemigo y recibe dinero a cambio es un mercenario y vendepatria, las aclaraciones y comentarios del colega Humberto son necesarias y seguidas por la inmensa mayoria de nuestro pueblo.

    Me gusta

  8. Indiscutible-mente que hay que seguir denunciando públicamente a los mercenarios de aqui y los de allá, los de alla porque desde la lejanía y con dinero del gobierno de EEUU pagan a los de aquí, instandolo hacer lo que sin valor ni ideas convincentes no fueron capaces de hacer, muchos después de haberse educado, preparado y comido del gobierno que hoy critican y llaman dictadura, régimen que nunca les toco un pelo, otros que descaradamente dicen que apoyan y aplauden el bloqueo porque con eso derrumbara al castrismo y a los militares, como si el bloque no afectara a toda Cuba, como si los militares no fueran parte de ese pueblo que resiste todas las barbaridades de la superpotencia.
    Desenmascararlo aclara a muchos que siguen sus diatribas y nos reafirma que estamos en el camino correcto

    Me gusta

  9. Para mi Humberto es un comunicador exepcional y es admirado por muchos del pueblo trabajador ,a ese pueblo q a veces ni se conecta en la redes y si muy de acuerdo con el horario y al q no le guste q cambie el canal

    Me gusta

  10. Me complace este debate abierto porque es un buen medidor de afinidades, pero sobre todo, de postura cívica. Aparte de la capacidad y preparación que pueda o no tener Humberto (no la pongo en duda, solo intento ponerme en la piel de sus adversarios) me parece que lo principal es que espacios como el que él conducen hayan, ¡por fin!, aparecido en la televisión cubana. Recuerdo tiempos en que hubo varios, desde Luis Gómez-Wangüemert. en los años mozos de la Revolución, después Carlos Mora Herman, Dimás y Valentín (óptica Internacional), así como Baldomero Álvarez, Ríos, Viñas, Contreras en la radio. Pero de repente desaparecieron en la TV y solo quedaron algunos más que de comentarios, de debates, en la radio. Pienso muy particularmente que si los hubieramos mantenido, con el debido rigor y calidad, otro gallo cantaría en cuanto a abordar los problemas del país con un prisma diferente a los comunicados oficiales y todo sería más expedito en el debate nacional que la situación del país ha generado. Pero, como acostumbra decir Evo Morales: lo pasado, pisado. Otra cosa es la convocatoria a la guillotina pública de alguien porque exprese criterios, diga verdades y roce susceptibilidades. En ese caso, también Humberto y quienes le respetamos por su labor y por dedicarle tiempo a desgranar problemas tenemos el mismísimo derecho a pedir sus «ilustradas» crismas.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: