Tráiganme la cabeza de Humberto López

Desde el anterior fin de semana, en las redes sociales han surgido varias opiniones para agradecer o criticar el trabajo de Humberto López, actualmente periodista del Sistema Informativo de la Televisión Cubana. Pude comprobar, mediante un post que realicé en Facebook, el cariño que tiene el pueblo por Humberto. Más de 2 mil compartidos, 5 mil comentarios (la gran mayoría para agradecerle) y casi 10 mil likes le han dedicado los usuarios a Humberto. Sin embargo, una vertiente de opinión (minoritaria) que incluye algunos intelectuales, periodistas y activistas han hecho notar a Humberto López como un difamador, al colmo de pedir que su cabeza sea cortada de nuestras emisiones reporteriles. Como el tema aún no se agota y la polémica crece, me he dispuesto a emitir un nuevo criterio sobre el trabajo de Humberto López en el noticiero del pasado sábado.

Algunas ideas sobre diálogo y espontaneidad

Revolución es un fenómeno mucho más amplio e inclusivo que Estado, que gobierno, y que institución; aunque el aparato institucional tenga que jugar un papel esencial como instrumento del proceso de transformaciones. Es la comunión más clara de todos aquellos elementos del sistema político, incluso los que exponen contradicciones más o menos acentuadas, que desean mejorar la realidad social sin comprometer la soberanía e independencia del proyecto país, ni retrotraernos por imposición a un estadío inferior del desarrollo histórico, negando las aspiraciones de justicia y progreso socialistas refrendadas por la inmensa mayoría de los cubanos en el actual texto constitucional.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos